Oaxaca como un lugar ideal: aquí la tierra y el cielo, se tocan. Ideal por que es una fábrica, un laboratorio donde se dan cita las mentes y las manos más disímiles.